download email error facebook linkedin pdf search twitter valid
Noticias

40 años de María Lidia Pavez en ISUC: “Cuando una institución te hace parte, no te desligas de ella”

El pasado 15 de julio la Universidad celebró su tradicional día del Funcionario, instancia que hace partícipe a la comunidad de colaboradores y reconoce la trayectoria de aquellos que han acompañado a la institución desde dos décadas y más. Este año, en Sociología destaca la figura de María Lidia Pavez, Coordinadora Académica de Pregrado, que cumple 40 años en el Instituto.


DSC_0102

“Porque 40 años no pasan en vano”, decía la presentación para los funcionarios que celebraron su trabajo en la UC y fueron laureados por el Rector Ignacio Sánchez en el Aula Magna del Campus San Joaquín, el pasado viernes 15 de julio. Entre ellos se encontraba María Lidia Pavez, Coordinadora Académica de Pregrado en el Instituto de Sociología, que también tuvo su propio reconocimiento de parte del Decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Eduardo Valenzuela, la Directora del Instituto, María Soledad Herrera, y la comunidad de académicos y funcionarios de Sociología.

Y aquellas décadas no son simples de contar. Con toda una vida ligada a la institución, María Lidia se hace un tiempo para recordar sus inicios y el devenir de aquella larga trayectoria. La entrevista comienza en su oficina, donde prima el orden, se oye tenue música clásica y destaca un gran cuadro del artista chileno José Santos Guerra, con su característico trazo grueso, de mundos fantásticos sobrepuestos, luminoso y colorido, “regalo de Eduardo Valenzuela”, comenta. A la vez, un pequeño diario mural evidencia fichas con códigos curriculares, pero eso es sólo una ayuda de memoria: María Lidia maneja su trabajo con autonomía y rigor, no por nada celebra estos 40 años.

¿Cómo te defines en el trabajo?

ML: Soy una pésima subordinada. He tenido la suerte de que aquí me han dado la oportunidad de serlo, eso no te pasa en cualquier parte. Yo sé que en otro lado me hubieran echado, mucho menos me hubieran dado la oportunidad para desarrollarme y tener iniciativa, como la he tenido aquí.

¿Y cómo llegaste a la UC?

ML: En esos años era difícil entrar a estudiar y yo, dentro de todo, quería estar en una institución tradicional. Mis papás murieron jóvenes, por lo mismo tenía que hacer algo para comenzar a trabajar rápido, así que entré a secretariado en la UC, en la calle Ejército. Fue el año 73, imagínate lo difícil. En un principio quería estudiar Trabajo Social, pero no pude tomar la vacante. Ahora lo recuerdo y no me arrepiento, porque después de terminar secretariado entré a hacer un reemplazo ahí y me di cuenta que no era lo mío.

¿Cuándo entraste a Sociología?

ML: Llegué un par de años después a hacer un reemplazo como secretaria, cuando ya estaba todo desarticulado. Quedaba un último grupo de alumnos, recuerdo a Eduardo Valenzuela, Susana Levy y Vicente Espinoza. Ahí también conocí a mi gran amiga, Luz Cereceda. Me quedé trabajando con ella todo ese verano en un estudio que todavía recuerdo: “Las comunidades agrícolas de la IV Región”. Aprendí sobre la sociología y me encantó.

Pero luego la carrera cerró, ¿Cómo continuaste?

ML: Estaba esperando a que me cerraran las puertas, pero no fue así. La profesora Luz se hizo cargo de la Escuela y se siguieron dando cursos de perfeccionamiento. Éramos un equipo pequeño, pero todos participamos para que la carrera no cerrara definitivamente. Estábamos comprometidos. Y así fue como seguimos con los cursos, mientras Luz creaba el primer Magíster, que abrió el año 80. Eso es lo más bonito: cuando una institución te da la oportunidad de ser parte de su propio crecimiento, tú no te vas a desligar de ella.

¿Qué frutos ha dado esta trayectoria?

ML: Me lleno de orgullo al ver a todas las generaciones que van saliendo y se convierten en grandes profesionales. He vivido mi vida de forma plena: me casé, tuve a mi hija, enviudé y ahora tengo 2 nietos y a una persona maravillosa que acompaña mis días. Mi vida entera la he hecho acá y no pretendo irme a otro lado. Además, el campus es precioso y me permite hacer deporte, que es lo que más me gusta.

¿Qué deportes haces en el campus?

ML: Voy a la piscina y troto. Antes ya había hecho judo y escalada aquí también ¿Dónde más habría podido hacer esto?

Entonces ¿Cuál es el balance de tu trayectoria acá?

ML: Es un gran lugar para trabajar. He tenido momentos no tan buenos, pero también momentos maravillosos, como en la vida misma. Ahora me siento más vieja, más sabia, más entretenida y por supuesto más plena. Por ahora no me quiero ir, pero si mañana me lo pidieran, me voy feliz por todo lo vivido aquí.

Por Caterine Luco