download email error facebook linkedin pdf search twitter valid
Ex Alumnos
Karina Delfino, concejala de Quinta Normal

“En política falta la mirada del sociólogo”

Lunes 6 de junio, 2016


Captura de pantalla 2016-06-03 a las 6.06.16

Entre el Ministerio de Desarrollo Social, la presidencia de las Juventudes Socialistas (donde es la primera mujer en el cargo), su labor vigente como Concejala en la comuna de Quinta Normal (elegida con primera mayoría) y su más reciente proyecto para postular a la alcaldía de dicha comuna, Karina Delfino Mussa (27 años) accede a hacer una pausa en su intensa agenda, para conversar con el Portal ISUC sobre el rol que la sociología ha tenido en su carrera política.

Militante del partido Socialista desde los 16 años y ex líder de la “revolución pingüina” del 2006, donde fue vocera de la ACES, entró primeramente a Geografía en la Universidad Católica. A pesar de expresar que siempre quiso ser socióloga, debió ir cursando carreras paralelas entre Geografía y algunos ramos de Sociología en miras a la posibilidad del cambio interno, que logró el año 2010 al ingresar formalmente como alumna regular del Instituto de Sociología UC.

Karina confiesa: “siempre quise irme a la Universidad de Chile”, aunque dada la contingencia del 2006, la UC se convirtió en su primera opción. Al entrar, manifiesta que logró derribar varios mitos estando dentro. “Al principio iba con harto prejuicio a la universidad, porque uno tiene la imagen de que la Católica tuviera una sola línea y que casi no te permite pensar distinto” señala. Pero, en la realidad, se encontró con “un ambiente super amable, tanto de los alumnos como profesores, en sociología y geografía también”, y  destaca: “tienen su visión, pero te permiten ver más. No te prohíben pensar distinto.”

Plantea que en su paso por la casa de estudios “adquirí herramientas que me han permitido desenvolverme bien en el mundo profesional”, etapa que completa tras haber aprobado en 2015 el Magíster de Sociología. Recuerda que la decisión de realizar un postgrado no era evidente: “terminé el pregrado y pensé en haberme ido no más, titularme y puesto a trabajar. Entrar al magíster, fue una oportunidad”.

Fue en esa etapa cuando realizó su tesis sobre la influencia de la ley SEP (Subvención Escolar Preferencial) en la segregación escolar de los colegios subvencionados, junto a la profesora Carolina Flores y posteriormente con Soledad Herrera (Directora del instituto), donde pudo profundizar en sus temas de interés: educación y desigualdad.

Ejercicio político y profesional

Al ser consultada sobre cómo su paso por la UC se manifiesta en su vida, dados los desafíos que actualmente enfrenta, es enfática: “creo que la carrera en particular entrega una visión solidaria del trabajo, no sólo en términos de herramientas profesionales, sino que también fomenta el trabajo en equipo. Eso aporta a la capacidad de ponerse de acuerdo, coordinarse y hacer lazos”, expresa Karina, y enfatiza en que éstos “son valores que no sólo entrega la formación técnica, porque hay una línea de formación profesional, pero también hay otra que la da la carrera más que la universidad, y que es la de poder mirar por el otro”.

En términos de su ejercicio político, Karina cree que “falta la mirada del sociólogo”, y consultada sobre cómo congeniar el juego político con la Sociología, no duda en plantear que “a veces en la política hay una sintonía entre el ejercicio político y la técnica. Muchas veces uno se dedica a la técnica o es un político neto, y tratar de hacer esa sinergia es sumamente interesante y valioso”, reflexiona, y sentencia: “en ese sentido, Sociología me ha entregado todas las herramientas para poder hacerlo”. Y es que, según cuenta, para analizar datos, evaluar programas o diseñarlos, siempre acude a su mirada sociológica.

En el mundo laboral político, aunque señala rodearse de sociólogos, también trabaja con abogados e ingenieros comerciales. En ese sentido rescata que “es importante tener distintas visiones, no creo que una sea mejor que la otra, pero se desarrollan mejores análisis teniendo distintos perfiles profesionales”.

Karina sostiene que a veces otras disciplinas tienden acotar más el análisis que ampliarlo, y es ahí donde entra el aporte del trabajo sociológico: “no basta con que te digan que el crecimiento es a 2%, sino que hay algo más allá, (…) otra mirada complementaria, y no es que se requiera una netamente humanista, de pura letra,(…) pero al economista se le olvida que este análisis es también sobre las personas, cómo están pensando, cómo se están manifestando o cómo están mostrando sus distintas formas de ser sociedad”, explica y concluye: “creo que en eso un sociólogo siempre tendrá mucho que aportar”.

Por Mauricio Urrutia