download email error facebook linkedin pdf search twitter valid
Sustentabilidad ISUC

Talleres de titulación, una transición al mundo laboral con compromiso socioambiental

Desde hace algunos años, la sustentabilidad se ha posicionado como un desafío interesante en los talleres de titulación, en la fase final de la carrera de pregrado en Sociología UC. Recopilamos algunas de las experiencias y aprendizajes de nuestros alumnos, en áreas tan diversas como conflictos sociales, festivales de música y planes ambientales públicos. 

La sociología como disciplina se deja interpelar, se involucra, analiza y desarrolla mediante los fenómenos y procesos sociales. Estos últimos, por naturaleza, remiten a distintas esferas de conocimiento y áreas del saber, de ahí una vocación por la interdisciplina y la flexibilidad de las  investigaciones que pueden resultar de una aproximación sistemática a cualquier realidad de interés sociológico.

Lo anterior se hace patente de manera concreta y particular en la carrera universitaria, remitiéndonos a la UC, al llegar al quinto y último año. Es ahí cuando los alumnos deben elegir talleres de titulación, que permiten no sólo aproximarse al mundo laboral, sino también desarrollar investigación de calidad, con alcances reales en temáticas de su interés. La sustentabilidad, como se dará cuenta en las siguientes líneas, no es una excepción.

En el desarrollo de la materia destacan diferentes áreas de interés: desde el sector de las Organizaciones no gubernamentales (ONG), pasando por la esfera de la Administración Pública, hasta la privada. Los alumnos Domingo Poggione, Pablo Arias y Javiera Pérez, quienes realizaron sus proyectos en estas áreas respectivamente, conversan con el Portal ISUC respecto a sus experiencias en los talleres de titulación, incursionando en la fusión entre sociología y sustentabilidad.

Con su compañero Nicolás Cruz, guiados por el profesor Andrés Biehl, Domingo Poggione afirma que eligió trabajar con la organización Puelo
Patagonia, que protege el patrimonio en torno a la cuenca del río Puelo. Afirma que su elección se dio ya que “representaba temas de conflicto energético, mega proyectos energéticos que generan conflicto social”. Su motivación se vio reforzada porque “el trabajo de campo implicaba estar allá y compartir con gente de localidades rurales”. A pesar del esfuerzo que implicó viajar
regularmente a la X Región de Los Lagos, afirma que “el poder trabajar desde la visión y discurso de los habitantes de la cuencas de los ríos Puelo y Manso, y ver directamente cómo se da este conflicto con la central Mediterráneo, hizo que valiera la pena sortear las dificultades”.

puelo

Por su parte, las ya egresadas Javiera Pérez y Sofía Peláez incursionaron en sustentabilidad en el ámbito privado. Durante el primer semestre del año 2015, junto al profesor Eduardo Galaz, coordinaron su práctica con la productora Lotus, encargada de diversos espectáculos masivos y en particular el festival internacional de música Lollapalooza. Javiera comenta que fue una gran oportunidad trabajar con una productora pionera en asuntos ambientales en Chile, “donde llevaron cabo muchas iniciativas verdes de diferente tipo”. Explica que “su sistema parecía funcionar bien, pero no tenían indicadores para ver si la gente lo estaba apreciando”, lo que, dice Javiera, coincidía para ellas con el tipo de problemática que se debe abordar en un taller de titulación.

lolla

Desde la vereda de la administración pública, en particular el área municipal, Pablo Arias, junto a quien escribe este artículo, y guiados por el profesor Eduardo Galaz trabajaron en la elaboración de una política Pública para la Municipalidad de Santiago, llamada Santiago Espacio Público Sustentable, que permitiera crear un concepto integral aunando las diversas iniciativas ambientales y de espacio público en torno a una línea común de trabajo.

munisan

Estos proyectos desarrollados en áreas tan diversas, tienen en común la curiosidad e interés de la sociología como ciencia social, llevadas al ámbito de la sustentabilidad, y se desarrollaron utilizando metodologías cualitativas (como entrevistas y focus group), así como cuantitativas, encuestas en el caso de Javiera. Asimismo, los alumnos entrevistados coinciden en que las herramientas de pregrado les fueron útiles en mayor o menor grado al momento de aproximarse al fenómeno, en términos de metodología y teoría. Lo que no exime de críticas a la formación cualitativa, como expresa Domingo, lo que implicó “mucho que aprender en el camino”. Otro elemento rescatado de la formación de pregrado supone, en opinión de Pablo, “el desarrollo de habilidades blandas que no te la pasan en ningún curso, sino que las vas aprendiendo conforme avanzas, como trabajar en equipo, saber comunicarte o exponer”.

Los entrevistados coinciden en la necesidad de profundizar en la formación teórica para un tema como sustentabilidad, más allá de ramos como Sociología Urbana, lo que supone ciertamente un desafío al pregrado de abordar la sustentabilidad desde las aulas con mayor atención.

Tal necesidad de abordar desde la teoría la sustentabilidad y la ecología, según los entrevistados, se refuerza en la relevancia de la temática y el diálogo de esta con la sociología. Domingo, desde su paso por Puelo y los conflictos socioambientales que trasunta, es claro al plantear que “logré comprender de mejor forma que la sustentabilidad es multidimensional, no tiene que ver solamente con  temas de ambiente, clima o biodiversidad, sino que tiene que ver también con temas de sostenibilidad en el tiempo, económicos e ideas de desarrollo, que vayan de acuerdo a las zonas, y eso es muy específico, muy puntual”.

Pablo Arias complementa lo anterior al plantear que la sustentabilidad “es un fenómeno social, porque es una nueva mirada sobre la ecología, pero también tiene componentes como la economía y lo social”, puntos que, comenta, debió articular y equilibrar en búsqueda de la creación de la política Santiago Espacio Público Sustentable.

Un aprendizaje clave que Javiera Pérez saca del área sustentable de Lotus, es que “sustentabilidad tiene que entenderse a nivel organizacional, pero también gubernamental y ciudadano”, sentencia y lo conecta con que “tiene mucho que ver con las prácticas cotidianas y cómo la gente las está viendo (…), en ese sentido la sociología es una buena herramienta para ir entendiendo hasta qué punto la gente tiene predisposición para asumir prácticas más sustentables”. El instrumento que diseñó, aplicó y analizó junto a su compañera, les permitió darse cuenta de cómo las personas jóvenes están entrando en un nuevo paradigma de comprensión de la sustentabilidad, que no presupone un medio ambiente al servicio del desarrollo, sino un elemento que debe cuidarse y preservarse desde el cambio de prácticas concretas.

Las opiniones son diversas en cuanto a los desafíos futuros de los sociólogos ante las problemáticas ambientales y la sustentabilidad en general. Desde abogar por una mayor inclusión de las ciencias sociales en el ámbito público, como apunta Pablo, quien afirma que “si bien, el hecho de que se haya creado un ministerio del Medio Ambiente apoya al desarrollo del área, es necesario que esas personas a cargo también trabajasen con gente de las ciencias sociales, y no sólo de las ciencias naturales”.

Por su parte, Domingo Poggione piensa que “son las formas que la gente tiene de apropiarse del medio ambiente las que ponen lo tensionan” y en ese sentido no duda en decir que “la ecología muchas veces no es capaz de entender por sí misma los conflictos sociales, ahí la sociología viene a aportar a la comprensión y divulgación, entender la situación y las formas de uso que tienen las comunidades locales, los intereses externos (…) y en buscar solución en términos de cuáles son los actores involucrados, cómo se relacionan, quiénes son los afectados y en qué formas se afectan cuando hay conflictos ambientales”.

En la opinión de Javiera, dichas realidades de la sociología en diálogo las temáticas ambientales se deben, en parte, a la falta de sociólogos dedicados al tema, algo preocupante dice, “considerando que es una temática que va a ser cada vez más importante, también a nivel político en el mundo”.

El llamado que se desprende de los entrevistados y que, en palabras de Javiera simboliza el aprendizaje de estas experiencias de titulación, se enfoca en “la importancia de que los alumnos se especialicen en sustentabilidad para articular esta necesidad ambiental con las posibilidades reales de que la población pueda internalizar el cuidado del medio ambiente, que es una necesidad real”. Si esto ocurre, sociología no se quedará atrás en un tema que abarca cada vez más esferas de la vida cotidiana, y al cual, por lo tanto, los sociólogos no pueden seguir siendo indiferentes.

Por Mauricio Urrutia